Informe: Sanciones de EE.UU. han costado 40,000 vidas venezolanas | analisisvenezolano.com
[Fuente: venezuelaanalysis.com]

Adoptadas como parte de la operación de cambio de régimen, las sanciones han matado al menos a 40,000 venezolanos.

Las medidas coercitivas económicas, comúnmente conocidas como sanciones económicas, son un medio de presión coercitiva a través de la interrupción de las relaciones comerciales y el aislamiento económico. El uso de sanciones bajo el derecho internacional se rige principalmente por el Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas, que establece que el Consejo de Seguridad puede decidir promulgar una “interrupción total o parcial de las relaciones económicas” para restaurar la paz y la seguridad internacionales.

Las medidas no autorizadas por el Consejo de Seguridad, o “medidas coercitivas unilaterales” (UCM), se han convertido en una táctica coercitiva cada vez más común de los Estados Unidos, que actualmente impone sanciones a aproximadamente un tercio de la población mundial.

Desde 2010, Estados Unidos también ha estado aplicando sanciones secundarias contra actores internacionales que mantienen relaciones económicas con estados sancionados. Los efectos adversos de estas medidas en las poblaciones civiles de los países seleccionados, “especialmente graves para los grupos vulnerables”, incluidos “mujeres y niños”, se han señalado repetida e inequívocamente. documentado.

Los problemas relacionados con la legalidad de la UCM se han centrado en gran medida en torno a la cuestión de la compatibilidad con la Carta de las Naciones Unidas. Una preocupación principal ha sido la supuesta ilegitimidad de las medidas de sanción no autorizadas de manera multilateral por el Consejo de Seguridad. Otros aluden a los problemas planteados por la UCM tanto en el contexto de la soberanía estatal (principio de no injerencia en los asuntos internos de otros estados) como del derecho internacional humanitario (derecho a la vida, a la salud y a la asistencia médica consagrado en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Derechos Políticos y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales).

La Asamblea General de las Naciones Unidas también ha expresado preocupaciones regulares sobre UCM. UN resolución El pasado abrumador de 29 años seguidos pidiendo el cese del “bloqueo económico” de Estados Unidos a Cuba es ilustrativo.

Asamblea General de la ONU vota sobre la necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos contra Cuba.
Asamblea General de la ONU vota resolución (23 de junio de 2021) exigiendo el fin del embargo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba. [Fuente: news.un.org]

El 13 de febrero de 2020, el gobierno de Venezuela presentó una remisión a la Corte Penal Internacional (CPI) solicitando una investigación sobre otra posible debilidad legal de la UCM de los Estados Unidos, a saber, si tales medidas pueden constituir crímenes de lesa humanidad de conformidad con el artículo 7 de la Estatuto de Roma. A medida que aumenta el recurso a la guerra económica en medio de una nueva Guerra Fría cada vez más intensa, aumenta la presión en torno a la decisión final de la Corte.

Antecedentes del caso

Venezuela tiene una población de más de 28 millones. Desde la década de 1930, ha sido un importante estado productor de petróleo y es considerado para presidir las mayores reservas de petróleo del mundo.

Bajo la presidencia de Hugo Chávez (1998-2013), una nueva constitución nacional se adoptó que preveía el uso de los ingresos petroleros nacionales para mejorar las condiciones sociales. Estados Unidos respondió a este cambio de política con un intento, pero finalmente frustrado, golpe de Estado en 2002. A pesar de las relaciones hostiles con Estados Unidos y una serie de sanciones antiterroristas y antinarcotráfico, los programas sociales de Chávez lograron logros impresionantes. dE TRATAMIENTOS en la mejora del nivel de vida de la población venezolana. Las tasas de pobreza y desempleo se redujeron notablemente y los niveles de educación y las tasas de alfabetización aumentaron constantemente.

Hugo Chávez (centro) haciendo campaña por el cambio constitucional en 2007
Hugo Chávez (centro). [Fuente: bbc.com]

Tras la muerte del presidente Chávez y la elección de Nicolás Maduro, Estados Unidos intensificó su coerción económica. En marzo de 2015, el presidente Barack Obama emitió Orden Ejecutiva 13692, declarando a Venezuela una “amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional y la política exterior de los Estados Unidos” y disponiendo el bloqueo de los activos venezolanos.

Caricatura @Operamundi – Servicio de interferencia de @BarackObama – #Venezuela #Rusia #Irán | Dibujos animados de Latuff
[Fuente: latuffcartoons.wordpress.com]

La administración Trump aumentó la presión financiera con Orden Ejecutiva 13808 en agosto de 2017, negando al gobierno venezolano, incluida la compañía petrolera estatal, PDVSA, el acceso a los mercados financieros de los Estados Unidos. Ordenes Ejecutivas 13827 y 13835 seguido en la primavera de 2018, prohibiendo transacciones que involucran la emisión de moneda digital del gobierno venezolano y transacciones relacionadas con la compra de deuda venezolana, respectivamente.

El presidente Trump emitió Orden Ejecutiva 13850 en noviembre de 2018 que establece un marco para bloquear los activos y restringir ciertas transacciones con cualquier persona que el Departamento del Tesoro considere que está realizando transacciones con el gobierno venezolano que promueven sus "propósitos corruptos". En enero de 2019, Estados Unidos, en una muestra de abierto desprecio por la democracia, dejó de reconocer al gobierno del presidente Maduro, en cambio el reconocimiento de Juan Guaidó como presidente interino.

El estrangulamiento de la economía venezolana escaló aún más en agosto de 2019 con Orden Ejecutiva 13884, congelando los intereses de propiedad del gobierno venezolano en los Estados Unidos, prohibiendo a los ciudadanos estadounidenses realizar transacciones con el gobierno venezolano y autorizando sanciones financieras y restricciones de visa a ciudadanos no estadounidenses que ayuden o apoyen al gobierno venezolano.

Venezuela critica nuevas sanciones estadounidenses mientras Washington insinúa un embargo petrolero | analisisvenezolano.com
Donald Trump emitiendo nuevos UCM contra Venezuela en 2018. [Fuente: venezuelaanalysis.com]

Efecto de Estados Unidos UCM

Todas las medidas enumeradas anteriormente fueron promulgadas unilateralmente por el gobierno de los Estados Unidos y han tenido un impacto catastrófico en el venezolano. la estrategia de precio "economy"., lo que a su vez ha precipitado una crisis humanitaria para la población venezolana.

En febrero de 2021, la relatora especial de las Naciones Unidas sobre el impacto negativo de las medidas coercitivas unilaterales, Elena Douhan, publicó resultados preliminares sobre el impacto de la UCM de Estados Unidos en el disfrute de los derechos humanos básicos en Venezuela. Sra. Douhan reconoce que, antes de la imposición de la UCM, Venezuela estaba destinando el 76% de sus ingresos petroleros nacionales al avance de programas sociales. Como resultado de la caída monumental de los ingresos petroleros relacionada con la UCM (por ejemplo, de $42 mil millones en 2013 a solo $4 mil millones en 2018), el gobierno ahora no puede comprometer ni un uno por ciento en los programas sociales.

La pérdida de estos recursos ha provocado un “impacto devastador en toda la población de Venezuela” con derechos humanos básicos directamente afectados. Estos incluyen:

  • Derecho a la alimentación: más del 50 % del consumo de alimentos se ha visto afectado por la UCM de los Estados Unidos, lo que llevó a que un tercio de la población venezolana sufriera una inseguridad alimentaria aguda;
  • Derecho al agua: los servicios relacionados con el agua han sido significativamente interrumpidos por UCM de los Estados Unidos, de modo que el hogar venezolano promedio tiene acceso a agua corriente solo por un par de horas esporádicamente durante una semana determinada;
  • Derecho a la salud: el UCM de los Estados Unidos ha interrumpido significativamente el acceso a una atención médica de calidad, lo que ha dado lugar a una escasez extrema de personal y equipos médicos; han aumentado las tasas de mortalidad materna e infantil, así como las tasas de mortalidad por diversas enfermedades; y
  • Derecho a la educación: los UCM de los Estados Unidos han resultado en una disminución masiva de los fondos gubernamentales para la educación, frustrando la capacidad de las escuelas para adquirir personal y necesidades básicas, incluidas las comidas para los estudiantes; la situación se ha visto agravada aún más por los cortes regulares de electricidad y de Internet.

La condición financiera severamente asediada del gobierno venezolano también ha inhibido su capacidad para brindar servicios básicos de salud en medio de la pandemia de Covid-19. Además de su falta de voluntad para descongelar los activos venezolanos para permitir la compra de vacunas Covid, Estados Unidos también ha rechazado para donar vacunas a Venezuela, citando preocupaciones sobre la falta de “transparencia” venezolana.

Información

El venezolano remisión afirma que los UCM de Estados Unidos constituyen crímenes de lesa humanidad en virtud del artículo 7 del Estatuto de Roma. Específicamente, el reclamo afirma que las UCM de los Estados Unidos representan un ataque generalizado o sistemático dirigido contra la población civil de Venezuela; que este efecto es conocido por los Estados Unidos; y que estas UCM se manifiestan en actos punibles enumerados en el artículo 7—en particular, asesinato (art. 7(1)(a)), exterminio (art. 7(1)(b)), deportación (art. 7(1)(a) d)), persecución (art. 7(1)(h)) y otros actos inhumanos (art. 7(1)(k)).

Asia abierta
[Fuente: openasia.org]

La referencia es novedosa en múltiples aspectos. En primer lugar, las UCM no han sido impugnadas anteriormente por violar el derecho penal internacional. Abundan las denuncias de que los UCM son incompatibles con la Carta de las Naciones Unidas, con los principios de soberanía estatal y con el derecho internacional humanitario, pero no se ha investigado su posible criminalidad.

En segundo lugar, la CPI no ha investigado previamente un caso que alegue crímenes de lesa humanidad derivados de políticas promulgadas en un estado, pero ejecutadas en el territorio de otro. La remisión avanza el argumento de que se acepta en la jurisprudencia de la CPI que los “actores no estatales” pueden cometer crímenes de lesa humanidad incluso cuando no controlan el territorio en el que operan. Como tal, no existe una razón de principios por la que los “estados” no puedan cometer crímenes de lesa humanidad en un territorio que no controlan, es decir, Estados Unidos puede cometer crímenes de lesa humanidad en el territorio de Venezuela.

En tercer lugar, la remisión también plantea una rareza jurisdiccional. Si bien el artículo 12 del Estatuto de Roma establece claramente la jurisdicción sobre los crímenes calificados cometidos en el territorio de un Estado miembro, surge la pregunta de dónde ocurren precisamente los presuntos crímenes de lesa humanidad derivados de la UCM de los Estados Unidos. La remisión reconoce que las decisiones reales de imponer la UCM en cuestión ocurrieron fuera del territorio de Venezuela, pero argumenta que la intención clara de las decisiones era tener efectos dentro de su territorio. Por lo tanto, la cuestión de si la CPI puede ejercer jurisdicción territorial sobre las acciones de un Estado no miembro del Estatuto de Roma dirigidas contra el territorio de un Estado miembro del Estatuto de Roma debe ser abordada por la Corte y aumenta aún más los riesgos en relación con las implicaciones potenciales de la remisión.

Evaluación del desafío de Venezuela

Además de plantear serias preocupaciones legales internacionales bajo, entre otros, la Carta de las Naciones Unidas y el derecho internacional humanitario, los UCM causan un sufrimiento significativo y bien documentado entre las poblaciones civiles inocentes y están listos para ser investigados bajo el derecho penal internacional.

La remisión venezolana presenta sólidos argumentos de que los MCU de Estados Unidos pueden constituir crímenes de lesa humanidad. Parece inequívoco que Estados Unidos impone estas medidas, que parecen satisfacer los criterios establecidos en el artículo 7 del Estatuto de Roma, sabiendo muy bien sus efectos sobre la población venezolana.

Protesta contra las sanciones en Caracas, febrero de 2020. (Ciudad Valencia)
Protesta contra las sanciones en Caracas. [Fuente: venezuelaanalysis.com]

A pesar de las llamadas para la investigación de otros cuando sea políticamente conveniente, Estados Unidos se ha ocultado detrás de su condición de no parte del Estatuto de Roma para evitar la investigación de sus propias acciones y tiene un historial de hostilidad sin precedentes hacia la CPI.

En 2002, Estados Unidos promulgó el Ley de protección de miembros del servicio estadounidense “para proteger al personal militar de los Estados Unidos y a otros funcionarios electos y designados… contra el enjuiciamiento penal por parte de un tribunal penal internacional del que Estados Unidos no forma parte”. La Ley autoriza al presidente a utilizar “todos los medios necesarios y apropiados”, incluida posiblemente la fuerza, para lograr la liberación del personal estadounidense detenido por la CPI.

En junio de 2020, el presidente Trump emitió Orden Ejecutiva 13928, dando el paso extraordinario de declarar la investigación pendiente de la Corte sobre los crímenes de Estados Unidos en Afganistán como una “amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos” y autorizando el congelamiento de los activos del personal de la CPI y la imposición de restricciones a su posibilidad de viajar a los Estados Unidos.

La CPI ha mostrado una clara cautela ante la confrontación con los Estados Unidos, lo que ha dado lugar a preocupaciones creíbles en torno a su imparcialidad. Al asumir el cargo en 2021, el nuevo Fiscal Jefe, Karim Khan, trajo de inmediato controversia y renovadas dudas de credibilidad en la Corte con su decisión arbitraria de “quitar prioridad” a la investigación de crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad cometidos por el personal militar y de inteligencia de los Estados Unidos en Afganistán bajo la administración Bush y, en cambio, centrarse selectivamente en las infracciones de los talibanes.

El Sr. Karim Asad Ahmad Khan QC presta juramento solemne como Fiscal de la CPI © ICC-CPI
Karim Khan [Fuente: icc-cpi.int]

Es posible que la Corte se sienta tentada a eludir la investigación solicitada por Venezuela sobre los Estados Unidos por motivos de jurisdicción técnica, pero otra desestimación más de un caso sólido contra los Estados Unidos, al mismo tiempo que insiste enérgicamente lanzamiento una nueva investigación sobre los crímenes rusos en Ucrania podría empañar aún más la ya sospechosa reputación de la CPI.

Aunque, como era de esperar, la referencia ha recibido poca cobertura en los Estados Unidos, hay mucho en juego. La decisión de ejercer jurisdicción y proceder con la investigación sentaría un precedente desagradable para los Estados Unidos, incluso si las posibilidades de que los líderes estadounidenses sean juzgados son casi inexistentes.

Una investigación, y un hallazgo final, por parte de la CPI arrojaría dudas concretas sobre el ya dudoso UCM de los Estados Unidos y posiblemente podría provocar una solicitud de la Asamblea General de las Naciones Unidas de una opinión consultiva de la Corte Internacional de Justicia sobre la legalidad más amplia del UCM. En un momento en que sus tácticas económicas coercitivas están llegando a poner en serio peligro la economía global y, en consecuencia, levantar las cejas críticas en todo el mundo, Estados Unidos no puede permitirse un fallo adverso de la CPI. Para la CPI, por otro lado, la remisión presenta una oportunidad para mostrar su coraje y demostrar su compromiso imparcial con la justicia global.


Revista CovertAction es posible gracias a suscripcionesen pedidos de venta.donaciones de lectores como tú.

Haz sonar el silbato sobre el imperialismo estadounidense

 

Haz clic en el silbato y dona

 

Cuando dona a Revista CovertAction, estás apoyando el periodismo de investigación. Sus contribuciones van directamente a apoyar el desarrollo, producción, edición y difusión de la Revista.

Revista CovertAction no recibe patrocinio corporativo o gubernamental. Sin embargo, mantenemos un firme compromiso de proporcionar compensación a los escritores, al soporte editorial y técnico. Su apoyo ayuda a facilitar esta compensación, así como a aumentar el calibre de este trabajo.

Haga una donación haciendo clic en el logotipo de donación de arriba e ingrese la cantidad y la información de su tarjeta de crédito o débito.

CovertAction Institute, Inc. (CAI) es una organización sin fines de lucro 501(c)(3) y su donación es deducible de impuestos para propósitos de ingresos federales. El número de identificación de exención de impuestos de CAI es 87-2461683.

Le agradecemos sinceramente su apoyo.


Cláusula de exención de responsabilidades:  El contenido de este artículo es responsabilidad exclusiva de los autores. CovertAction Institute, Inc. (CAI), incluida su Junta Directiva (BD), Junta Editorial (EB), Junta Asesora (AB), personal, voluntarios y sus proyectos (incluidos Revista CovertAction) no son responsables de ninguna declaración inexacta o incorrecta en este artículo. Este artículo tampoco representa necesariamente los puntos de vista del BD, el EB, el AB, el personal, los voluntarios o cualquier miembro de sus proyectos.

Diferentes puntos de vista: CAM publica artículos con diferentes puntos de vista en un esfuerzo por fomentar un debate vibrante y un análisis crítico reflexivo. No dude en comentar los artículos en la sección de comentarios y / o enviar sus cartas al Editores, que publicaremos en la columna Cartas.

Material con copyright: Este sitio web puede contener material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Como organización benéfica sin fines de lucro incorporada en el estado de Nueva York, estamos poniendo ese material a disposición en un esfuerzo por avanzar en la comprensión de los problemas de la humanidad y, con suerte, para ayudar a encontrar soluciones para esos problemas. Creemos que esto constituye un 'uso justo' de cualquier material protegido por derechos de autor según lo dispuesto en la sección 107 de la Ley de derechos de autor de EE. UU. Puedes leer más sobre 'uso justo' y ley de derechos de autor de EE. UU. en el Instituto de Información Legal de la Facultad de Derecho de Cornell.

Republicando: Revista CovertAction (CAM) concede permiso para publicar artículos de CAM en sitios de Internet de comunidades sin fines de lucro siempre que se reconozca la fuente junto con un hipervínculo al original. Revista CovertAction artículo. Además, háganoslo saber en info@CovertActionMagazine.com. Para la publicación de artículos CAM en forma impresa o de otro tipo, incluidos sitios comerciales de Internet, póngase en contacto con: info@CovertActionMagazine.com.

Al utilizar este sitio, acepta estos términos anteriores.


COMENTARIOS 4

Deja tu comentario.